Depresión

Sigo sentado en el sofá. Llevo unas diez horas aquí, y sólo me he levantado para mear un par de veces. Siempre me siento en el mismo sitio del sofá, y esa parte del cojín ya está hundida. Digamos que ya tengo la forma hecha. Tengo hambre, pero eso implica levantarme y hacerme algo para comer, aunque podría picar algo del frigorífico, pero creo que no hay nada para picar. De hecho creo que no hay nada en el frigorífico. Es más, ni siquiera hay frigorífico. Este apartamento no tiene cocina. Olvidé por un momento que siempre encargo la comida, a pizzerias, chinos, tailandeses, indios, kebabs… Solo tiene un sofá de 2 plazas y una tele de hace 20 años encima de un mueblecito de hace 40 años. No se qué hora es, no tengo reloj. Creo que es de día, porque entra luz por una rendija de la persiana que no subo porque lleva rota un mes y estoy cansado de subirla y ponerle algo precario que lo sujete todos los días y que al final se acaba rompiendo. Tampoco la he arreglado. Para qué. Estoy bien así, sin saber nada del mundo, escepto lo que me enseñan por la televisión. Me cansé de saber del mundo. Hace años trabajaba en una productora para un canal de televisión. Era reportero gráfico, y viajaba mucho. Era bastante bueno en mi trabajo, y me gustaba ver mundo, no solo a través del visor de la cámara, sino en los ratos libres que me dejaba el trabajo. El formato de reportajes que hacíamos mi compañero y yo estaba de moda, era un éxito, y adquirimos cierta fama en el mundillo, sobre todo él, que era quien daba voz e imagen a las narraciones. Pero como todas las modas, esa moda pasó, y por unas u otras circunstancias, acabé sin trabajo, y no conseguí mas. Al cabo de un tiempo, empecé a trabajar en lo que encontré, un trabajo a turnos mal pagado en una cadena de supermercados, en la que también se hacía turno de noche. Mi novia se cansó de la situación, o se cansó de mi. O encontró otra cosa mejor, pero el caso es que me abandonó por otro. Más concretamente, por mi ex-compañero de trabajo. Eso me dolió. Seguí trabajando ahí, hasta que yo también me cansé de la situación, o mis jefes se cansaron de la situación a la que había llegado yo por culpa de mi hartazgo. El contrato terminó y no me renovaron. El paro se terminó y tuve que vender la casa para sobrevivir. Y ya me queda muy poco ahorrado. Ya no soy el de antes. Ya no quiero saber nada del mundo, y utilizo la tele como entretenimiento, porque es el único entretenimiento que tengo. Ver la tele hasta que la borrachera hace que me quede dormido, y después me despierte, y así siempre. No se cuanto llevo así, pero ya no quiero otra cosa, no me motiva hacer nada de lo antes me motivaba. Antes salía de casa, hablaba con la gente, hasta que lo ví inútil. He perdido la poca habilidad social que tenía, y me hago mayor. Solo vivo para sobrevivir, para mantenerme en salud, pero el alcohol la está destrozando. Ningún hobbie me hace sentir lleno. Ni siquiera sé por qué sigo aquí haciendo lo mismo cada día. Será mejor que me vaya.