La visión (4ª parte)

-Tu no eres de este mundo – me dice.

Yo me quedo un poco atontonado(1). La verdad es que después de todo lo que me ha pasado hasta ahora, (el hecho de que no haya nadie por ahí, y la presencia del tipo este en mi lugar de trabajo), el escepticismo que siempre he tenido, empieza a desquebrajarse como un castillo de naipes, y empiezo a dudar si este extraño viejo indio, tiene razón. Por la forma de mirarme, parece que habla en serio, o por lo menos serio está.

– ¿como que no soy de este mundo? ¿a que te refieres? – le digo
– No deberías estar aquí. Lo que te parece real, no lo es, y la realidad, no la percibes. ¿No te das cuenta de que estás solo?¿Acaso has visto a alguien por ahí?

No digo nada. No entiendo nada.

– Si no vuelves al mundo al que perteneces, estarás solo siempre, aquí, en este mundo.
– ¿y… – intento preguntarle, sin saber muy bien que debería preguntar. – …cómo he llegado a parar aquí? ¿qué es este mundo?
– Es un mundo creado por tu mente, el mismo mundo del que procedes recreado exactamente, en el que crees pertenecer, en el que crees encajar, pero como ves, no hay nadie. Estas tu sólo.
– ¿el donut de chocolate también le ha creado mi mente?
– Si
– ¿y por qué no quedaba jamón en la cocina del bar de antes? – Coño, si es mi mundo y yo le creo, yo quiero jamón.
– He dicho que lo has recreado exactamente. Si en tu mundo no había jamón ahí, aquí tampoco.

Creo que empiezo a entender algo.

– ¿Y tu? – le digo.
– ¿Yo que?
– ¿Tu quien eres?
– Pertenezco a este mundo. – El indio se para a pensar un momento – Podría decir que soy “tu conciencia”.

¡Un momento! ¿¿¿Mi conciencia es un jefe apache???

– ¿Mi conciencia es un jefe apache?
– No soy exactamente tu conciencia. Pero es la manera más fácil de que lo comprendas.

Por un momento pienso si esto es una broma de cámara oculta.

– ¿Y cómo vuelvo a la normalidad? Quiero decir, “a mi mundooo”
– Lo siento. No te puedo ayudar con eso.

Bueno, ahora no se que hacer. El tipo este no se mueve ni un ápice, y me da no-se-qué decirle que se quite para ponerme en el ordenador a mirar el facebook y twittear lo que me acaba de pasar. Pero si lleva razón el tío con todo el rollo este, supongo que es tontería que twittee nada. Me sigue mirando, sin moverse. Creo que me voy a ir. No se muy bien donde, pero me voy de aquí. Supongo que me voy a…¿casa? O no se, a almorzar? Bueno.

– Adiós. – le digo
– Adiós.

Salgo por la puerta. Y me pregunto, que se pondrá a hacer él ahora en mi despacho. Voy a entrar a pillarle a ver que está haciendo. No está, ha desaparecido.

Bueno, definitivamente si estoy en un mundo irreal, porque en el mundo que yo conozco la gente no aparece y desaparece por arte de magia, y ahora si que estoy solo otra vez. Y como hoy parece que no va a venir nadie a la oficina, me voy a la calle a pensar que hacer, aunque haga un poco fresco.

(continuará…)

1. Inventar palabras me gusta. Una mezcla entre caradetonto y atónito sería el significado de atontonado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *